29/09/2016

Anahata

Adriana Sanz

Descarta los límites y expectativas que encierran tu experiencia... lánzate hacia lo desconocido.

Libérate

Cuando entro al espacio que delimita el tapete de yoga, entro a un espacio donde no existen jueces, no hay críticas y no existe nadie más a mi alrededor con quien compararme, ni siquiera comparar mi práctica de hoy con la que tuve ayer. Mi tiempo en el tapete no solo es una práctica física, es una oportunidad de poner en práctica la observación, ser testigo de la pequeña aventura de llevar mi cuerpo a diferentes posturas, sensaciones, experiencias y descubrir algo nuevo dentro de mí. 

Te invito a que hoy te liberes. Descarta los límites y expectativas que encierran tu experiencia y lánzate hacia lo desconocido. Cuando entres a tu espacio de práctica, VÍVELO. Siente la textura del piso, suelo o colchón en las palmas de tus manos cuando haces perro abajo, nota el fluir de la sangre cuando sales de la langosta, juega con una postura que te parezca extraña y retadora, ríete si te caes del árbol y disfruta de cada segundo que tienes para volver a intentarlo. 

El camino y el viaje son placenteros porque cada paso es un destino diferente, cada lugar al que llegas te acerca a otro lugar que todavía ni te imaginabas que existía, así que libérate de tener que llegar a un destino específico, y arriésgate a explorar territorio desconocido.  

 ¡Bendiciones, tota la paz y alegría!

POSTURA RECOMENDADA: la rueda Urdhva Dhanurasana


Links recomendados:

Postura de la rueda

Wheel Pose 

Suscríbete a mi newsletter

Ingresa tu correo y entérate de las últimas noticias que Adri Sanz tiene para ti.